viernes, 10 de diciembre de 2010

Mirame, date vuelta y mírame, date vuelta y volvé por favor. Y acá estamos otra vez, logrando que alguien te mire. Cuando queres que alguien te mire no importa ninguna otra mirada, vos queres esa mirada y ninguna más.
Pedimos a gritos desesperadamente que abran sus ojos y nos miren, que nos vean, que vean nuestro dolor y nos comprendan.
 Hacemos enormes esfuerzos para no necesitar de nadie, para no necesitar de una mirada para existir. Pero somos esclavos de esa mirada, la necesitamos, como al aire. Hacemos cualquier cosa por atraer esa mirada, intentamos ponernos en el campo visual del otro, quisiéramos tener un reflector que nos ilumine, quisiéramos brillar para ser mirados.
Lo curioso es que los ojos que más nos obsesionan son los que no nos pueden mirar. Pero la mejor mirada no es la que se nos niega, sino esa mirada que no vemos, la que ignoramos distraídamente.
Esa mirada inesperada, fuera de todo calculo, esa mirada que nos ve cuando no nos sentimos mirados y por lo tanto nos mostramos mejor. Una mirada capaz de atravesar la máscara y ver lo que hay detrás.
Es imposible que nos mire, a una mirada vacía, vaciada. Pero lo queramos o no somos esclavos de esa mirada porque todos somos luces apagadas que solo se encienden cuando alguien nos mira.



Una corazonada, una señal, siempre buscamos algo que nos diga cuándo actuar. Pero no nos damos cuenta de que esperar también es actuar, entonces la impaciencia nos lleva a actuar a destiempo, a equivocarnos. Y si se trata de actuar nada mejor que sorprender. Los animales de presa dominan bien este arte, ellos saben cómo esperar a la presa, dejarla actuar para cazarla. Al fin y al cabo actuar es mentir, creo. Toma uno, acción. Y entonces ciego caes en la trampa por no saber esperar. Somos esclavos de nuestras impaciencias, de nuestras tentaciones, de nuestra culpaSiempre se trata de lo mismo, de cuando esperar, de cuando actuar, es como prepararse para una cita, saber que ponerse, que no ponerse, que decir y que no decir, cuando hacer el gesto apropiado, cuando mantener el silencio, cuando ocultarse y cuando mostrarse.


Contame si lo viste, porque lo estaré esperando aquí por siempre.



Y no me arrepiento de nada que hice ayer 
me arrepiento de lo que pude haber hecho, haber dicho 
y ya no podré hacerlo jamás...

1 comentario:

  1. ¿Soñás con mejorar tu imagen?
    ¿Soñás con entrar en el mundo del espectáculo?
    ¿Soñás con ser Modelo Profesional?

    La Escuela y Agencia de Modelos Lauria Models te cumple el sueño.

    Desde el 5 de Enero comienzan los cursos 2011 de Modelo Profesional.

    Clases personalizadas teóricas y prácticas con exámenes parciales y finales. Posibilidad de salida laboral con el respaldo de la agencia que tiene más de 20 años en el medio.

    Los cupos son limitados y si te anotas en esta promoción especial obtenes UN DESCUENTO MUCHÍSIMO MAYOR DE 20% y MEDIA BECA.
    ¡Aprovecha ahora que es solo por una semana!
    ¡No dejes que tu sueño se escape!

    http://www.facebook.com/event.php?eid=179781505379836

    ResponderEliminar